Noticias   Abril 09, 2018

Arañita de Café.

Grano de café

Grano de café

Este ácaro ataca las plantaciones de café: aprenda a controlarlo.

Cuando las poblaciones del ácaro son bajas, el daño no se evidencia tan fácilmente pero cuando la plaga incrementa, las hojas se caen prematuramente. 

Existe una plaga que durante la época seca ataca los cultivos de café, principalmente aquellas plantas que se ubican a orillas de caminos, debido a la presencia de polvo. Se trata del ácaro Oligonychus yothersi, conocido popularmente como la arañita roja del café.

Estos ácaros son casi imperceptibles, se localizan tanto en la parte superior como en la parte inferior de las hojas de los cafetos. El daño se manifiesta por un bronceado sobre la haz de las hojas cuando los adultos y las ninfas se alimentan succionando la savia, lo cual permite reconocer la infestación a grandes distancias. 

Los huevos de este ácaro tienen un ciclo de vida corto, pues en 15 días, aproximadamente, nacen más insectos. La hembra es altamente reproductiva, puede poner  hasta 40 huevos y debido a la facilidad de reproducción, esta plaga puede ocasionar mucho daño. 

De acuerdo al Instituto del Café de Costa Rica, al llegar el tiempo seco, se debe revisar  la finca para detectar oportunamente el aumento de las poblaciones de arañita roja. El aumento se manifiesta por la aparición de árboles con hojas de color bronce, especialmente en focos. 

Para el manejo de la plaga se recomiendan los siguientes aspectos:

  • Mantener observación constante de los cafetales.
  • Identificar los focos con coloración bronceada.
  • Aplicar un acaricida en los focos más afectados (Omite 30 WP, a 1.0 kg/ha).
  • Aplicar un producto azufrado (Azufral 80 WP, a 4.0 kg/ha) en las áreas donde el daño no es severo, para bajar la población del ácaro.
  • Mantener la mayor sobra posible.
  • Mantener el suelo con cobertura.
  • No abusar de las aplicaciones de plaguicidas que aumentan el desequilibrio. 

El momento oportuno para manejar esta plaga es a partir de la aparición de los primeros “focos” dentro del lote. De esta manera puede ejercer control localizado únicamente en las áreas afectadas, a menor costo, y así se evitará la dispersión de la plaga dentro del cafetal y hacia áreas vecinas. No se debe esperar a que caigan las lluvias porque la población de este ácaro crece de forma exponencial y causa daño económico en poco tiempo.