Noticias   Abril 18, 2017

Los ganaderos planean aumentar su producción lechera

Mercado de la leche

Se espera que en 2017 la demanda haga aumentar el consumo de los productos lácteos en la región.

El sector ganadero de Latinoamérica es considerado por los expertos como uno de los que tiene más oportunidades para alcanzar altos niveles de productividad, debido a la disponibilidad de ambientes conservados, agua y pasturas de buena calidad.

Ariel Londisnky, secretario general de la Federación Panamericana de Lechería (Fepale), detalló que los gremios han apostado a aumentar el consumo de leche en el mundo, y superar la producción de los mayores años de bonanza.

En 25 años, la participación de América Latina en el contexto de la producción mundial de leche aumentó casi un 50%. Actualmente se considera el perfil de los productores de la región centroamericana como fincas de tamaño medio inferior, estructuras heterogéneas de naturaleza dual, sistemas productivos subtropical y tropical y fuerte presencia de sistemas doble propósito, esto según el Fepale.

Dentro de los principales exportadores de leche se pueden mencionar a Argentina y Uruguay representando el 67% de la región y Brasil, Nicaragua, México, Perú y Costa Rica son parte del 42% restante.

Nicaragua es uno de los países en Latinoamérica que más ha crecido en producción, en donde el resto de países experimenta un crecimiento del 2% anual. Este país el porcentaje de acopio pasó de 25 millones de galones a más de 144 millones en un periodo de diez años y una factura que sobrepasa los 70 millones de dólares. Con estas cifras, la nación se ha convertido en el exportador neto centroamericano y el quinto exportador en Latinoamericana.

Otros países como Honduras producen unos 890 millones de litros anuales mientras que en El Salvador logra unos 400 millones de litros al año.

La región en conjunto exporta casi 460 millones de litros y entre los mercados más fuertes que reciben la leche centroamericana está Estados Unidos y México.

Para aumentar su producción, los ganaderos centroamericanos están apostando por sistemas silvopastoriles y otros métodos que les ayuden a mantener la sostenibilidad del rubro.